Cuando se fabricaron este tipo de lámparas no había electricidad por tanto, una de sus principales características, que distingue al cristal del La Granja de la época, son son brazos, siendo éstos macizos, no llevan hueco dentro para meter el cable eléctrico. El sistema de iluminación era mediante velas. de ahí que el terminal del brazo acabe en forma de recipiente para su colocación.

Esta lámpara se recogió en una casa antigua con techos muy altos pero su destino iba a ser un piso más moderno con techos mucho más bajos. En el proceso de restauración se calculó la altura acorde con el domicilio del cliente y se dejó, sin perder su forma, con las dimensiones aptas para su nueva ubicación. 

(Todas las imágenes mostradas en esta página son restauraciones hechas por nosotros)







Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted